Uno de los retos que, como empresa inmobiliaria, debes enfrentar al tener presencia en el internet es la protección a ciberataques. Para ayudarte a evitar filtraciones de datos sensibles, en Wiggot te compartimos una serie de medidas básicas que debes seguir al pie de la letra.

¿Qué es un ciberataque?

Desde un punto de vista técnico, se trata de un conjunto de acciones ofensivas en contra de un sistema de información con el objetivo de sustraer, filtrar o vender datos confidenciales, dañar la infraestructura clave o debilitar las bases del programa para futuros ataques.

Los ciberataques pueden llevarse a cabo tanto a los equipos de cómputo como a los softwares que operan dentro de ellos. Aunque también es posible aprovechar algún error de programación o ambigüedad en las interfaces de usuario para cometer el delito.

A las personas detrás de estas acciones ilegales se les conoce como hackers o piratas informáticos. Aprovechan cualquier herramienta de software dañino, suplantación de identidad o lenguaje de programación, por mencionar algunos, para robar datos valiosos de sus víctimas.

¿Qué puedo hacer para evitarlo en mi inmobiliaria?

1. Mantén actualizado tu sistema operativo, navegador y otros programas

Cada cierto tiempo, los fabricantes de programas ofrecen actualizaciones sobre errores, bugs y vulnerabilidades en sus sistemas para que sus clientes siempre estén protegidos. Procura leer las notificaciones en caso de que comuniquen la descontinuación del soporte, para así buscar con tiempo otras alternativas seguras.

Asimismo, tus dispositivos te avisarán cuando se necesiten renovar, nunca los aplaces por demasiado tiempo.

2. Consigue un antivirus de calidad

El trabajo diario de un asesor inmobiliario requiere el entrar en sitios web y enlaces frecuentemente. Sin embargo, no siempre se cerciora si se trata de un sitio seguro con el inicio https:// . Es por ello que la adquisición de un excelente antivirus en todos tus equipos son un requisito básico para tu empresa.

3. Utiliza contraseñas complicadas

Aunque parezca increíble, existen millones de personas en el mundo que usan la contraseña “123456” de acuerdo con el medio BBC. No seas una de ellas y crea una en la que combines mayúsculas, minúsculas, números y signos.

De ser posible anótala en un lugar seguro, no la guardes en la memoria de tu dispositivo. También procura no usar la misma secuencia alfanumérica en todas tus cuentas pues, si la descubre el ciberdelincuente, podrá usarla y toda tu información estará comprometida.

Como habrás notado son sencillos pasos que no requieren mucho tiempo ni esfuerzo, pero que pueden servirte para proteger la data de tus clientes e información sensible que no debe caer en otras manos.

En Wiggot queremos que lleves a cabo tu trabajo de manera segura y que mantengas la confianza de tu cliente en todo momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.