Durante el mes de mayo se cumplen 200 años de uno de los intentos de establecer monarquía en México. Se trata de la ratificación como Emperador de México a Agustín de Iturbide. Y aunque este no prosperó, se conserva el patrimonio de la época, un ejemplo es el Palacio de Iturbide. Si no lo conoces, aquí te contaremos su historia. 

El imperio mexicano 

Agustín de Iturbide que formaba parte del Ejército realista durante la lucha independentista, fue un personaje determinante para el fin de la lucha armada encabezada en esa época por Vicente Guerrero. 

Ambos firmaron en 1821 el Plan de Iguala, donde se proclamó la independencia de México como imperio bajo un gobierno monárquico constitucionalista. De acuerdo con documentos del Archivo General de la Nación, despues de la entrada del Ejército Trigarante a la capital del país el 27 de septiembre y la firma del Acta de Independencia del Imperio Mexicano se tuvo que buscar la creación de un congreso Constituyente para definir quién debería ocupar el trono mexicano. Los miembros de ese congreso estaban en contra de Iturbide. Sin embargo, el 18 de mayo un grupo de Iturbidistas y el apoyo de algunas clases sociales lo  proclamaron como primer emperador de México. Al día siguiente, el Congreso se vio obligado a ratificarlo. 

El mandato se Iturbide se sostenía en el poder de las fuerzas del Ejército Trigarante, sin embargo 2 de diciembre de 1822, Santa Anna salió al frente de su regimiento y recorrió las calles de Veracruz proclamando la república. Unos días después lanzó el Plan de Veracruz y el 1 de febrero de 1823 dio a conocer el Acta de Casa Mata, el cual convocaba la reinstauración del Congreso. Así, obteniendo la simpatía de la élite política y del Ejército Trigarante, el gobierno de Agustín I quedó sin apoyo.

El 3 de marzo de 1823 Iturbide presentó su dimisión y para el 29 del mes se declaró inexistente el Imperio y se procedió a nombrar al Supremo Poder Ejecutivo, dando inicio al proceso que desencadenaría en la organización federal del país, y luego en la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos.

Historia del Palacio de Iturbide 

En primera instancia el recinto ubicado en la hoy calle de Francisco. I Madero pertenecía a Gonzalo Juárez de Córdoba en el siglo XVII, posteriormente lo vendió a una comunidad religiosa, la cual hizo lo mismo y el terreno quedó en manos de Santa Mateo Valparaíso.

La construcción fue demolida por órdenes de Santa Mateo, quien pensaba regalarle un palacio ostentoso a su hija. 

Para 1822, el edificio fungió como la residencia del primer emperador del México Independiente, Agustín de Iturbide. Tras asomarse al balcón y ser reconocido por la gente, ese palacio fue conocido bajo el nombre de Palacio de Iturbide.

A lo largo del tiempo, el inmueble ha servido como hotel, cocheras para diligencias, oficinas y locales de comercio. En 1964, el Banco Nacional adquirió el inmueble y al día de hoy es la sede del Centro Cultural Banamex.

Detalles arquitectónicos del palacio 

El arquitecto Francisco Guerrero Torres fue el encargado del proyecto reconocido como una de las obras más impresionantes del siglo XVII con un estilo barroco novohispano.

La edificación cuenta con tres pisos:

  • El piso de abajo con las oficinas de la casa, accesorias y las puertas de ingreso 
  • Piso principal con las habitaciones y la sala de estrado 
  • Tercer piso con habitaciones para huéspedes, balcones 

El patio principal aún conserva varios ornamentos como las gárgolas, detalles en la escalera y una cúpula. Los elementos decorativos de carácter indígena y figuras mitológicas 

Por otro lado, la fachada fue considerada una obra de arte con tintes arquitectónicos del siglo XVII, al mostrar una combinación de tezontle con tonalidades rojizas y la piedra chiluca (rocas de origen volcánico) en tono gris en su pavimento.

Ya en 1964, fue comprado por el Banco Nacional y tuvo remodelaciones en su interior y fachada a cargo del arquitecto, Ricardo Legorreta; en 1972 se convirtió en la sede del Fomento Cultural Banamex.

¿Para qué se usa el Palacio de Iturbide?

El recinto alberga cuestiones relacionadas con la cultura como galerías, exposiciones, entre otros. Se ubica en la calle de Francisco I Madero, en el centro histórico de la CDMX.

La zona cuenta con diferentes comercios, tiendas departamentales, bares, etc por lo que se encuentra con mucho movimiento durante el día. Esto beneficia a que sea conocido por todos los visitantes y sobre todo a la plusvalía de las viviendas alrededor.

Si quieres conocer este sitio importante de la ciudad, no te olvides de visitarlo. En nuestro blog puedes encontrar contenido relacionado con edificios relevantes en la historia de México.

Crea tu usuario Wiggot y empieza a disfrutar de los nuevos planes que tenemos para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.