Tu negocio inmobiliario no solo se basa en vender, si no también en conseguir ese producto para comercializar. Mucho te cuesta tocar puertas para lograrlo, y un poco más conseguir ese contrato de exclusiva. El tema es que hoy, con el #Covid19, los tiempos que tenías pensado para comercializar el inmueble van a cambiar, y mucho. Y lo más seguro, es que al propietario le va a urgir ese dinero.

Leyendo muchas columnas y notas en diferentes canales, todos concluyen en lo mismo. Viene una crisis muy fuerte y no queda de otra más que estar preparado desde hoy. Incluso escuche personas opinar sobre saber cuanto es tu patrimonio neto, pero no solo de bienes muebles o inmuebles, sino hasta de la ropa o lociones que usas, y que en algún momento lo puedas vender para tu beneficio. La situación con esto es que se va a entrar en una incertidumbre y pánico económico, que puede empujar a que el propietario del inmueble que traes en exclusiva tome decisiones que afecten a tu negocio.

Por tal, es muy importante que mantengas mucho contacto con ellos para:

  1. Saber cómo están. Es lo principal. Habla con ellos, pregunta cómo están enfrentando la situación, si hay algo (dentro de tus posibilidades) en lo que los puedas ayudar, la salud de ellos y sus familiares, etc. No solo por cortesía y por realmente ayudar, si no también para escuchar que tan preocupados viven el momento.
  2. Se claro sobre cómo estás pasando la situación, tanto a nivel personal, pero más importante para ellos, en tu negocio. 
  3. Entéralos sobre el plan de trabajo, las acciones y pasos a seguir que creaste (claro está, previamente siéntate a realizarlo) para enfrentar la situación. No solo a nivel de medidas de prevención, si no la forma en que vas a estar trabajando, tus estrategias de marketing, cómo manejarás las visitas, etc. Debes darles a entender, que aunque esto nos agarró en curva a todos, tu ya estás accionando.
  4. Explica la situación que se está viviendo a nivel notarías, valuadores, dependencias de gobierno, etc., que están retrasando u obstaculizando las operaciones inmobiliarias, y, de saberlo, cuando podría regularizarse.
  5. Habla sobre tu contrato. No importa si apenas vas comenzando o está a punto de vencer. Es importantísimo que, previo a haber dejado claro qué estás haciendo, cómo lo vas a manejar, que te está bloqueando, etc., vuelvas a negociar ese tiempo y las condiciones. Probablemente tengas que reconsiderar tu porcentaje de comisión, pero haz lo posible por seguir trabajando con ellos.

Si no mantienes una comunicación constante, clara y sin mentiras, tu cliente propietario no solo podría terminar la relación contigo, si no que podría tomar malas decisiones sobre su inmueble y que le cuesten a mediano plazo un golpe fuerte a su cartera.

Nos leemos luego!….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.