Para elegir una vivienda ya no se considera solo que tenga un bello diseño o que se encuentre en una zona céntrica y bien conectada, pues los compradores de inmuebles actuales buscan mejorar su calidad de vida con distintos tipos de servicios y espacios destinados a la recreación, claro, sin ir tan lejos de casa.

Por lo general, los inmuebles catalogados como vivienda plus, en ciudades como la Ciudad de México, se especializan en incluir amenidades que satisfagan estas necesidades, así como otro tipo de servicios enfocados en la habitabilidad y el confort de quienes viven ahí.

Algunas de las amenidades más comunes son las albercas, jardines, seguridad privada, aunque también existen desarrollos que ya incluyen pistas de hielo. En cuanto más lujoso sea el inmueble uno puede encontrar, gimnasios, canchas deportivas, boliche, áreas de golf y hasta simuladores de vuelo.

Sin embargo, es un error pensar que las amenidades solo están orientadas en segmentos con alto poder adquisitivo. Pues existen inmuebles del sector medio y social que se han reapropiado de áreas comunes para darles un uso diferente y con un sentido más colectivo, con el propósito de mejorar la calidad de vida de quienes llegan a vivir ahí.

En Wiggot te contamos sobre las azoteas verdes y huertos urbanos, amenidades alternativas sustentables que están cambiando la manera de vivir de las personas,  y que además generan gran valor.

Amenidades para mejorar el medio ambiente

La disminución de jardines y áreas verdes, aunado al aumento de los niveles de contaminación ambiental son retos que enfrentan las metrópolis como Ciudad de México. Para dar solución a estos inconvenientes muchas personas se han organizado y han construido azoteas verdes. De esta manera, la conversión de azoteas verdes son parte de acciones complementarias para mejorar la calidad del aire.

Además, las azoteas verdes ayudan a disminuir el impacto ambiental que deja un inmueble en su entorno, especialmente si se localiza en zonas de mucho tránsito de automóviles. Entonces, al aprovechar espacios de edificios como azoteas, paredes y muros para sembrar plantas regionales y resistentes a la exposición del sol se beneficia al medio ambiente en varios aspectos.

Contribución de las azoteas verdes en la reducción de la contaminación

De acuerdo con estimaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), por cada metro cuadrado de una azotea verde, se capta un kilo de dióxido de carbono y genera el oxígeno que una persona requiere respirar durante un año. Esto se traduce en una disminución de enfermedades respiratorias, ya que capturan materiales pesados que se encuentran suspendidos en el aire. También, estas amenidades contribuyen a mejorar el nivel de humedad en el ambiente y funcionan como aislantes térmicos y acústicos.

De acuerdo con Jerónimo Reyes Santiago, del Jardín Botánico del Instituto de Biología de la UNAM, la Ciudad de México requiere 1,200 hectáreas de azoteas verdes, para reducir un grado Celsius la temperatura ambiental, la cual ha incrementado debido a la contaminación y al crecimiento de espacios con cemento.

Ahorro y aumento de la plusvalía

Contar con una azotea verde puede contribuir en el ahorro del gasto familiar, pues son ideales para plantar y cosechar hortalizas y verduras. Además, ayudan a regular la temperatura, por lo que no es necesario recurrir a aires acondicionados. Al mismo tiempo, una azotea verde aumenta la plusvalía de los edificios en un 15%.

Sin duda estos espacios son un respiro de aire limpio, y ayudan a que las personas conecten mejor con el medio ambiente. Cabe aclarar que, antes de convertir una azotea verde, es necesario hacer un estudio con el fin de no añadir peso excesivo que dañe al inmueble.

Estas amenidades pueden ser interesantes para los distintos segmentos de negocio  a los cuales puedes enfocar tu estrategia. Y si se trata de llegar a más clientes, propietarios y agentes, nuestro CRM será tu mejor aliado, Registrate y conoce las ventajas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.