La temporada de lluvias causa estragos en calles, avenidas y sobre todo en las propiedades. Para evitar sufrir con esta época tendrás que hablar con tus clientes sobre las medidas a tomar. Una de ellas es la contratación de seguros contra daños. 

Estos servicios cubren a los propietarios cuando hay daños a las viviendas en casos de distintos siniestros como sismos, mala calidad de materiales, o inundaciones por las temporadas de lluvias. Aquí te contaremos los detalles. 

Te puede interesar: Día mundial de la eficiencia energética: ¿Qué se está haciendo en el sector inmobiliario?

Seguros: una medida para proteger tus inmuebles 

Los seguros contra daños son la forma más fácil de proteger las inversiones que se hacen dentro de los bienes raíces. Este tipo de contratos son llamados pólizas, los cuales se cobran mediante una prima pagada a una entidad aseguradora, la cual se compromete a indemnizar el daño producido en caso de siniestro.

Los costos de este tipo de contratos dependen de la empresa con la que contrates el seguro y las condiciones que se establezcan. Entre los tipos de seguros que te puedes contratar o mencionarle a tus clientes se encuentran:

  • De daños: Protegen el patrimonio material que se encuentra en la vivienda en caso de desastres naturales, inundaciones, fuga de gas, robo o incendio

Al contratarlo tendrás que considerar lo siguiente:

  • Suma asegurada: el monto que la aseguradora se compromete a pagar por cualquier percance.
  • Prima de seguro: la cantidad a pagar semanal, quincenal, mensual o anual que se paga a la aseguradora 
  • Cobertura: lista de siniestros por la que se protege el inmueble
  • Deducible: Cantidad de dinero establecida que se paga al un reclamo por un siniestro

Estos puntos son importantes, ya que con ellos se establece hasta donde se alcanzan a cubrir los daños en una vivienda. 

Recuerda mencionarle al propietario que tiene dos opciones, ya sea que incluir esto en el costo de las propiedades y se cobre al momento de rentarlas o venderlas, o que lo contrate el próximo dueño o inquilino por su cuenta.

Recuerda que los desastres naturales no dan aviso, por lo que tener asegurado tus bienes materiales te salva de perder grandes cantidades de dinero. No olvides comentarle a tus clientes que el beneficio es para los bolsillos de todos.

Temporada de lluvias: cómo afecta en tus propiedades 

Aunque los desastres naturales no siempre pueden ser advertidos o evitados, existen maneras de estar preparado. Un ejemplo son los daños en los hogares a causa de la de la temporada de lluvias.  Al ser lloviznas de gran intensidad y acompañadas con fuertes vientos, existen distintos riesgos dentro de una vivienda.

Entre las afectaciones que se pueden tener en casa se encuentran:

  • Daños a aparatos electrónicos por filtraciones 
  • Desgaste de tuberías de gas y agua 
  • Desperfectos en puertas, ventanas o fachadas
  • Inundaciones y pérdida del patrimonio 

De acuerdo con la Coordinación Nacional de Protección Civil del Gobierno de la Ciudad de México, detalló que el periodo de lluvias y ciclones tropicales inició el 15 de mayo en el Océano Pacífico, mientras en el Golfo de México y Mar caribe comenzó el 1 de junio. 

Durante este periodo se observan precipitaciones en diferentes regiones. Su duración puede ser de un mes o extenderse de acuerdo al reporte meteorológico; para este 2022 las autoridades han señalado que puede alargarse hasta el 30 de noviembre.

¿Cómo proteger las propiedades antes de la temporada de lluvias?

Esta época se vive año con año en el país, por lo que se tiene un lapso de tiempo considerable para prevenir. Al invertir en los bienes raíces, considera realizar acciones preventivas que salvarán a tus bolsillos y al mismo tiempo a tus clientes.

Además, con algunas adecuaciones podrás darle un valor agregado al inmueble. Las medidas que puedes implementar son:

  • En primera instancia revisa que no existan grietas en ninguna parte de la propiedad. Si detectas alguna, repárala de inmediato.
  • Ahora que ya estás seguro, puedes aplicar impermeabilizante en el techo para que se adhiera y no se tengan goteras. No olvides usar selladores en el proceso. 
  • Las hojas o basura pueden ser atraídas por el viento, así que recomienda a tus inquilinos que comprueben constantemente los desagües, así se protegen las tuberías.
  • Evita tener cables de luz pertenecientes a la red de la vivienda en el exterior
  • Habla con tus clientes y si están de acuerdo se puede contratar un seguro de vivienda, así los dos estarán seguros ante cualquier desastre natural

Al final, todas estas mejoras benefician a la conservación de tus activos y al incremento de su valor. Si quieres conocer lo que sucede en el sector inmobiliario, ¡visita nuestro blog!

Crea tu usuario Wiggot y sé parte de la mejor comunidad de profesionales inmobiliarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.