Para optimizar algo, primero debes entender que es lo que quieres optimizar.

La tecnología nos ha brindando herramientas para recolectar y analizar datos como nunca antes, pero de nada sirve si no se utiliza para mejorar algo, y en este caso, una métrica de desempeño. Esto significa que antes de desarrollar o adoptar una estrategia tecnológica en tu negocio, deben de determinar los KPIs (indicadotes de desempeño). Para los negocios, estos indicadores tradicionalmente se usan en áreas donde hay objetivos establecidos, que si bien el cumplimiento de los mismos es el principal punto a medir, hay que entender como se llega (o no) a esa meta. Por ejemplo: un indicador de desempeño en ventas, fuera del logro de su cuota mensual, es saber cuantas llamadas hizo a prospectos en frío, cuantas citas tuvo, que cantidad de oportunidades de venta generó, cuantas ganó y cuantas perdió. Con esto, creas un mapa individual de cada uno de tus agentes para saber en que áreas apoyarlo para que logren generar más.

Sin embargo, el indicador más importante hoy en día no son los bonos ni comisiones, que si bien son la meta de cualquier vendedor, es una recompensa por su esfuerzo. EL principal indicador en el que debes poner mayor atención es: LA FELICIDAD.

Las ventas no son una ciencia exacta, pero se involucra con muchas, lo que hace que sea casi una (yo insisto que las escuelas deberían de llevar materias comerciales, no importa el grado o la especialidad que se este estudiando, pero ese es otro tema). ¿Cuántas memes no ves el lunes por la mañana, aquejándose de que hay que volver a trabajar?, ¿cuántos el viernes por la tarde, agradeciendo que ya termino el martirio semanal?, ¿cuántos vendedores se te van de tu empresa y se instalan en otra (generando mayores ventas)?, ¿cuántas veces has perdido ventas porque tu o tu vendedor no tenían el mejor mood de ventas?

Si voltean a ver el sector tecnológico, digamos un Google (es el ejemplo más claro), lo que más resalta de estas empresas son los espacios de trabajo, las prestaciones (y no me refiero a lo económico) que tienen (por ejemplo vacaciones, gimnasio, permiso de paternidad o maternidad más largo), la oportunidad de trabajar desde donde sea (aún así te vayas de vacaciones), las amenidades que tienen en sus lugares de trabajo (cerveza, alimentos, videojuegos), entre otros miles de cosas que le ofrecen al empleado. Los puestos de recursos humanos dejaron de llamarse así para volverse en Chiefs of Happiness (directores de felicidad). Y es que en el mercado tecnológico, lo más importante son los cerebros, el talento de las personas, y lo que más quieren es captar y retener a la mayor cantidad de personas que aportan valor a la empresa. Todo esto lo logran a través de una simple cosa: mantenerlos felices.

Con esto no estoy diciendo que tengas que tener lo mismo que Google, pero si que debes de preocuparte más por el estado de ánimo de tu equipo que por las comisiones. Alguien contento con su trabajo se va a desempeñar de mejor manera y podrá brindarle más valor y resultados a la compañía. Además de generar un alto sentimiento de pertenencia y con esto evitas la rotación o deserción.

No es tarea fácil “Hacer a todos felices”, pero en lo que debes de enfocarte es:

Participación: creando y nutriendo un sentimiento de compromiso que prioricen el desarrollo personal y profesional

Empoderamiento: creando un sentimiento de control y poder de decisión, construido desde la confianza y transparencia

Realización: a través del reconocimiento y recompensas para construir este sentimiendo de confort.

Para medir la felicidad de cada persona, no hay un mecanismo o formula exacta. La única forma, y más confiable, es preguntárselo de manera directa. Ten reuniones con tu equipo de manera continua para saber como se sienten y en que más puedes apoyar a que logren una completa satisfacción.

Be Happy….. Nos leemos luego

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.