Como agente inmobiliario sabemos que debes realizar una serie de tareas para poder completar tus actividades del día. Sin embargo, para tener una mayor productividad y éxito profesional es necesario que aprendas a gestionar sabiamente tu tiempo y en Wiggot te brindamos tres métodos prácticos para planificar tu día y alcanzar tus objetivos

Método Pomodoro

A finales de la década de 1980, el entonces estudiante italiano Francesco Cirillo creó este sistema de administración de tiempo. Para poder realizarlo con éxito lo único que requieres es el temporizador de tu teléfono y una lista de tus pendientes.

La técnica consiste en primero hacer una lista de pendientes por realizar y dividir un grupo de labores en periodos de 25 minutos, llamados pomodoros; separados por breves pausas de 5 minutos. En caso de que la actividad sea extensa se aplica entonces un descanso un poco más largo cada 4 pomodoros.

De acuerdo con su inventor, estos intervalos de reposo benefician la agilidad mental de quien lo aplica, lo que permite tener una mayor creatividad y menos estrés.

Lean Time Management o Gestión Ajustada del Tiempo

Consiste en eliminar al máximo las pérdidas de tiempo o las acciones que no generan valor a la empresa para que los trabajadores puedan centrarse en las que sí lo hacen. En teoría se trata de aumentar el valor de las actividades y minimizar el esfuerzo para trabajar más inteligentemente.

Debes evaluar dentro de tu rutina las acciones que son pérdidas de tiempo que consumen tus recursos y no te dejan valor. Poco a poco elimínalos de tus actividades y mide los resultados cada cierto tiempo. Podrás saber que te funciona cuando no estás corriendo a todas partes y sientes menos estrés.

Matriz Eisenhower

Basada en la célebre frase del presidente estadounidense con respecto a la prioridad de los problemas (urgentes e importantes). El sistema aconseja establecer cuatro cuadrantes en los que se debe distinguir tus prioridades y tomar las mejores decisiones para tus actividades.

Se dividen en las siguientes:

Lo urgente e importante. Actividades que no pueden esperar y requieren que sea tu prioridad.

Lo no urgente, pero importante. Actividades que puedes hacer en otro momento pero que no tienes que olvidar.

Lo urgente pero no importante. Son tareas que puedes ver que se deben hacer cuando tengas un tiempo libre, pero no es el fin del mundo si no las haces ese mismo día.

Ni urgente ni importante. Son las actividades que son distracciones de tu trabajo y que deben ser desestimadas de tu agenda.

Practica el método que más se acomode con tu manera de ser y de trabajar. En Wiggot te aseguramos que los resultados se ven por sí mismos y casi de inmediato. Entre sus beneficios podrás ver que tu productividad aumenta y tienes más energía para atender a tus clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.