De la vista nace el amor y las primeras impresiones de una propiedad siempre son importantes cuando el cliente las mira por primera vez. Es por ello que se han realizado varias técnicas de marketing y neuromarketing para eliminar las barreras iniciales y convencer a los futuros compradores de que ese inmueble es el que habían estado buscando.

Si lo que deseas es que tu catálogo de propiedades sea el mejor del sector y que cautive a tu target a la primera, entonces sigue los consejos que en Wiggot hemos preparado para ti y verás los resultados en tus números de ventas.

Antes de vender, despersonaliza el inmueble

El error que existe cuando se muestra una casa o departamento es mostrarla con los objetos personales del dueño anterior. La presencia de fotografías familiares, elementos decorativos con valor sentimental o un estilo de decoración muy particular no permitirá a los clientes tener una buena impresión del lugar y puede quedar descartado, aunque cumpla con todas las características.

Dale una apariencia minimalista

Menos es más en el caso de la venta de propiedades y la excesiva cantidad de muebles innecesarios pueden hacer que un espacio se vea más pequeño y sofocante de lo que realmente es.

Para que un ambiente sea invitante, lo ideal es que sólo se tengan los elementos necesarios para apreciar los metros cuadrados reales y dar una idea de que un cuarto podría ser la recámara principal o un cuarto extra para invitados; según sea el caso.

Además, los colores de las paredes deben ser de colores neutros y todo el inmueble debe estar bien iluminado. Los espacios con un toque moderno ganan puntos extra con los compradores más jóvenes.

Home staging

La técnica de marketing que se comenzó a implementar en Estados Unidos por los años 70 ha sido un elemento vital para mejorar la impresión del comprador y vender una propiedad mejor y en menos tiempo.

Como su nombre lo indica, la puesta en escena consiste en decorar el inmueble para exponer su potencial de tal forma que el cliente se pueda imaginar viviendo ya ahí. Es una ayuda visual que estimula la imaginación y aterriza las necesidades de los clientes en un plano físico, mucho mejor que las palabras.

Finalmente, debes cuidar que cada detalle del inmueble esté en óptimas condiciones antes de cada recorrido (virtual o físico) y destacar las peculiaridades que posee y que podrían ser atractivas para los futuros dueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.