Los datos personales son cualquier tipo de información que concierne a una persona física para su identificación. La Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares es una reglamentación que permite proteger todo aquello que fue almacenado de estas personas por parte de las empresas para un uso responsable.

Como expertos en el sector de bienes raíces, debemos ser conscientes de lo que hacemos con la información sensible que nuestros clientes han dado su consentimiento para que manejemos y con la que podemos realizar trámites, transacciones a su nombre, publicidad y estudios de marketing, entre otros.

En el momento en que se comienzan a hacer operaciones dentro de una inmobiliaria, es necesario recolectar datos personales por parte de un variado número de personas que intervienen en las operaciones pertinentes para el manejo discreto de la empresa.

Diariamente recibes y almacenas datos de tus compradores que pueden ser usados para fines comerciales como la publicidad o las comunicaciones con la empresa. Es por ello que debes hacer que la protección de estos datos sea efectiva, estableciendo la forma correcta de almacenar, modificar y tratar estos datos con sumo cuidado.

La protección de esta información está dentro del artículo 16 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que otorga el poder exclusivamente a personas físicas para que sus Datos Personales sean tratados de manera lícita; garantizando la protección adecuada, su privacidad y buen uso.

Lo que respalda en gran medida lo establecido en la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares, que garantiza que este mismo intercambio de datos sea realizado de manera segura y privada.

Toda inmobiliaria y agente está obligado a cumplir esta ley para evitar sanciones y multas por el uso inadecuado de la información personal de sus clientes. Un posible incumplimiento podría derivar no solo a la pérdida de la confianza de la gente, sino realizarse acciones judiciales por parte de los afectados e ir a prisión.

Una Inmobiliaria podrá solicitar o recabar directamente los Datos Personales de sus clientes para su uso, divulgación y/o almacenamiento por cualquier medio, señalando los fines para que se utilizarán con previo consentimiento del titular.

Si la inmobiliaria contará con ayuda de algún tercero para intervenir en cualquier fase del tratamiento de Datos Personales, éste deberá guardar confidencialidad respecto de los mismos, así como solicitar el consentimiento del titular.

Toma las medidas necesarias y mantente al día con las actualizaciones a la Ley de Protección de Datos. Así también evitarás futuros inconvenientes y seguirás conservando la confianza de tus clientes a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.