¿Habías escuchado sobre el término edificio enfermo? Se trata de aquellos inmuebles que tienen ciertas condiciones que provocan problemas de salud en las personas que habitan o laboran en ellos. Los síntomas producidos van desde dolores de cabeza, garganta, nariz y ojos irritados, fatiga y alergias.

En Wiggot te explicamos qué es el síndrome del edificio enfermo, cómo identificar sus causas y cómo solucionarlas.

El edificio enfermo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1982 definió el síndrome del edificio enfermo como: un conjunto de molestias y enfermedades producidas por la inadecuada ventilación, desequilibrio de temperaturas, cargas iónicas y electromagnéticas, partículas suspendidas en el aire (gases, vapores químicos y bioaerosoles), entre otros agentes que causan en el 20% de los habitantes una serie de síntomas, cuyas causas sean bien definidas.

Asimismo, los síntomas más comunes que presentan personas que habitan en edificios enfermos están relacionados generalmente con las vías respiratorias. Estos son los más frecuentes:

  • Molestias en las vías respiratorias: irritación nasal, mucosidad, sequedad, congestión, tos o dolores de garganta
  • Molestias oculares: ojos irritados, escozor o enrojecimiento
  • Molestias en la piel: alteraciones cutáneas, irritación de la piel o picazón
  • Otras manifestaciones: dolores de cabeza, náuseas, vértigos, fatiga mental, somnolencia o alergias

Causas del síndrome del edificio enfermo

En las viviendas o centros de trabajo existen sustancias y partículas tóxicas que dañan la salud sin que las personas lo noten. Algunos están en los productos cotidianos e incluso en materiales que se encuentran en el entorno, explica Omar Arellano Aguilar, profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM.

El síndrome del edificio enfermo se favorece por la contaminación del aire en espacios cerrados y por el hecho de que las personas pasan hasta más de ocho horas trabajando dentro de ellos; las propias personas somos fuente de contaminación, producimos de forma natural dióxido de carbono, vapor de agua, partículas y aerosoles biológicos. A ellos se suman el humo del tabaco que contiene más de 3,000 compuestos.

Los contaminantes biológicos como bacterias, virus, hongos, ácaros, entre otros producen enfermedades infecciosas y alergias. Además de los agentes ambientales biológicos, el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) de España señala a los contaminantes químicos como otro de los factores de riesgo de un edificio viejo.

El dióxido de carbono, el monóxido de carbono, los aldehídos, el oxígeno de nitrógeno, los metales y los vapores orgánicos, son algunos de los contaminantes más significativos y estos se encuentran principalmente en el aire de las ciudades.

Ahora bien, hay otros contaminantes que provocan el síndrome del edificio enfermo: los materiales de construcción contienen formaldehído, vapores orgánicos y polvo; los equipos de trabajo como fotocopiadoras, liberan ozono; mientras que los productos de limpieza con amonio y mezclados con cloro provocan irritaciones; también los aerosoles para el control de insectos.

Otros factores de un edificio enfermo son la ausencia de iones negativos en un entorno cerrado; baja iluminación o deslumbramientos producen estrés visual, irritación de ojos y dolor de cabeza; el ruido reduce la concentración, acrecienta el estrés y también produce dolores de cabeza y fatiga.

Igualmente, los infrasonidos, es decir, ruidos de baja frecuencia, tonos puros y ruidos discontinuos causan molestias; y las vibraciones de baja frecuencia de maquinaria pueden causar irritabilidad; el ambiente seco, baja humedad, temperatura media y velocidad del aire, también afectan a la salud de las personas.

Reduce los síntomas del edificio enfermo con ventilación adecuada

Por lo general la falta de ventilación es uno de los factores que más se atribuyen al síndrome del edificio enfermo, pues la circulación del aire de un inmueble se basa en la distribución de aire nuevo o aire recirculado, y se diferencia de la ventilación natural y ventilación forzada.

  • Ventilación natural

Permite la transferencia de aire del exterior al interior del inmueble por medio de aberturas que facilitan la circulación del aire por la diferencia de presión o temperatura de los diferentes ambientes exteriores e interiores.

  • Ventilación forzada

Un sistema mecánico introduce el aire en el edificio, consiguiendo que todo el aire sea del exterior o recirculado. Cuando los inmuebles no se diseñan considerando la ventilación, el aire ingresa sin ser regulado a través de puertas y ventanas.

Para mantener unas buenas condiciones higiénicas en los inmuebles, es importante realizar limpiezas periódicas de los conductos de ventilación. También, utilizar sistemas de ventilación adecuados, de manera que se utilice tanto el aire exterior como el interior recirculado a una temperatura conveniente para las personas ocupantes.

Cómo prevenir el síndrome del edificio enfermo

Además de usar sistemas de ventilación adecuados para reducir estos problemas de salud, lo mejor es utilizar materiales de construcción apropiados y mantener el inmueble en buenas condiciones:

  • Mantener una temperatura entre los 22 y los 24 grados centígrados
  • Proteger las tomas de aire exteriores
  • Mantener la humedad entre el 40% y el 50%.
  • En las oficinas, mantener buenas condiciones de trabajo entre los empleados
  • Mantener sistemas de iluminación adecuada
  • Eliminar ruidos y vibraciones en la medida de lo posible
  • Sustituir muebles metálicos
  • Utilizar tomas de tierra y plantas para controlar la electricidad estática
  • Controlar la utilización de productos químicos utilizados para la limpieza y materiales de trabajo como impresoras

Para incentivar la construcción de edificios sostenibles, existen certificaciones como las LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), que evalúan las estrategias constructivas, diseño y tecnologías empleadas para reducir el gasto energético mejorar el aprovechamiento de los recursos naturales, la correcta selección de materiales de construcción y que mejoren el bienestar de las personas.

Si a tu agencia de bienes raíces acuden clientes que requieran inmuebles que cumplan con ventilación adecuada o climatización, puedes usar un CRM Inmobiliario, como Wiggot, para encontrar las propiedades que integren estas características con una simple búsqueda.

Únete a Wiggot y no pierdas nuevas oportunidades de negocio al conectar con más inmobiliarios, propietarios y atraer potenciales clientes. Tenemos un plan justo para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.